Actualidad

EE.UU., un país con tantas armas como habitantes

En total 169 niños y maestros han muerto en 14 “incidentes”. Los perpetradores en los casos de tiroteos masivos escolares tienen de 18 a 19 años de edad.

Una nueva atrocidad en Estados Unidos: esta vez en una escuela primaria en el estado de Texas, a sólo dos semanas del asesinato masivo en un supermercado en la ciudad de Buffalo en el estado de Nueva York. Esta vez les tocó dar la vida a 19 niños y dos maestras, a cambio de mantener el derecho a la tenencia de armas casi sin restricciones, sobre todo en el estado de Texas donde ocurrió la matanza.
El “mass shooting” de la escuela primaria de Uvalde, Texas, es la número 14 en el listado de incidentes con armas de fuego ocurrido en establecimientos educativos, desde el primero llevado a cabo por dos adolescentes en la escuela Columbine en el año 1999. En total 169 niños y maestros han muerto en estos 14 “incidentes”. Luego de cada uno de estos asesinatos masivos se renuevan los pedidos de “hacer algo”. Sin embargo, nos encontramos en un estado de estancamiento atrapados entre las voces en los extremos: los que piden serias restricciones a la tenencia de armas y los que no aceptan ninguna “imposición” del Gobierno respecto a su derecho de tener armas de fuego.
Si ni siquiera la vida de 19 niños de entre 8 y 11 años empuja cambio alguno… Bien sabemos que mantener el statu quo significa que estos eventos ocurrirán nuevamente. Conseguir un arma en Texas es más fácil que comprar un auto, indican los quieren mayores restricciones. Sòlo basta con tener 18 años cumplidos y simplemente ir con dinero y pagar; no hay obligación de realizar una verificación de antecedentes ni pagar por licencias y entrenamientos. 
Los perpetradores en los casos de tiroteos masivos escolares tienen de 18 a 19 años de edad, y en general provienen del mismo distrito escolar o de la misma escuela donde ocurre el episodio. Además, son adolescentes que presentan comportamientos peligrosos y que postean o “avisan” su plan con anterioridad de un modo u otro.  Según la ONG Everytown for Gun Safety, 56% de los que cometen esta clase de asesinatos muestran signos de alarma antes de llevar sus ideas a la acción. 
Para prevenir estos asesinatos masivos es necesario legislación, sobre todo en un país donde hay casi tantas armas como personas; hay más de 300 millones de armas en los Estados Unidos. Durante las últimas décadas cientos de proyectos de ley para restringir el uso de armas se han discutido, sin embargo ha sido imposible acceder a una legislación a nivel nacional, lo que permite que los Estados legislen sobre la tenencia de armas dentro de sus fronteras. Según un estudio de Everytown, los Estados con leyes más laxas son los que tienen las más altas tasas de mortalidad por arma de fuego (https://everytownresearch.org/rankings/).

EE.UU. es un país donde hay casi tantas armas como personas; hay más de 300 millones de armas en los Estados Unidos.

¿Cuáles son las legislaciones que harían una diferencia a favor de la reducción de muertes por armas de fuego? En su sitio web, Everytown tiene un largo listado de soluciones posibles para reducir la violencia con armas de fuego. Entre ellas se encuentra la verificación de antecedentes, prohibición de compra de armas a personas con graves problemas de salud mental o perpetradores de violencia doméstica; prohibición de portar un arma en lugares públicos; obligación de mantener el arma en una caja de seguridad bajo llave, prohibición de la comercialización de armas de uso militar, entre otros.
Además, Mark Follman, periodista y autor del libro “Trigger Points: Inside the mission to stop mass shootings in America” (·La mision de parar los asesinatos masivos en los EE.UU”) presenta una idea para ser implementada en la comunidad llamada evaluación del comportamiento amenazante (behavioral threat assessment). Esto implica la evaluación por parte de profesionales de salud mental una vez que el individuo presenta signos amenazantesZ, como posteos en las redes sociales, dibujos, compra de armas, comentarios a familiares o amigos. 

Según el Centro de violencia con armas de fuego, prevencion y políticas de la Universidad de Johns Hopkins, más del 60% de las personas, tanto dueños de armas como no dueños de armas, están a favor de alguna forma de control de armasC, como la verificación de antecedentes cada vez que se compra un arma de fuego y la prohibición temporal del uso o compra por parte de quellos individuos que tengan una restricción de alejamiento por violencia doméstica. Estas leyes funcionan,, se encuentran vigentes en varios Estados y han demostrado ser efectivas a la hora de prevenir violencia con armas de fuego. A pesar de ello los Republicanos luego de cada tiroteo masivo, insisten que la culpa no es del arma sino del “loquito” que perpetró el incidente.
El lobby de los fabricantes de armas y del NRA (National Riffle Association) es tan poderoso que ha comprado a muchos de los legisladores quienes bloquean todo intento de legislación referente al control de armas. Además, la tenencia es un derecho que está plasmado en la segunda enmienda de la constitución nacional. Cabe aclarar que cuando los “fundadores de la patria”, como los llaman aquí, incluyeron este derecho en el año 1776, las armas de guerra como la AK47 o AR15 no existían; permiten en unos pocos segundos matar a docenas de personas. Pero la cultura de las armas de fuego está muy arraigada en ciertas regiones. Esto se mezcla con poder, misoginia y supremacía blanca para convertirse en una combo explosivo. 

La respuesta de la derecha republicana es siempre la misma: armarse más.

Mientras estos asesinatos masivos alcanzan las primeras páginas de los diarios cuando ocurren, los asesinatos en los barrios de bajos recursos es donde sucede el grueso de los homicidios con armas de fuego diariamente. Según el Centro de violencia con armas de fuego, los niños y adolescentes afro-americanos tienen 14 veces más probabilidades de ser asesinados con armas de fuego que un niño o adolescente blanco. 
La respuesta de la derecha republicana es siempre la misma: armarse más. Sus soluciones pasan por que los “good guys” se deben armar para defenderse de los “bad guys” con armas, por ejemplo que los maestros lleven armas al colegio para estar listos para derrotar al “bad guy” armado que viene a matar a los niños. No hace falta ningún estudio de investigación para saber que esta idea puede producir aún más daño del que trata de reparar. Mientras haya inacción a nivel nacional, mientras no hayan legislaciones aprobadas por el congreso nacional para proteger a los ciudadanos que viven en estados donde existe una permisividad en la tenencia de armas no se van a poder prevenir esta clase de aberraciones. Lamentablemente parece que la vida realmente no vale nada para algunos políticos.  

Ver más

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.