Actualidad

Una multitud de personas se acerca a los bancos de alimentos en Alemania

Pobres, en un país rico. El impacto económico de la guerra en Ucrania se profundiza. Miles de personas hacen fila para poder comer.

Desde Berlín

La iniciativa “Berliner Tafel” despliega puntos de distribución de alimentos por toda la capital alemana. Estuvimos en el centro de Tempelhofer Feld. En esta zona del barrio berlinés de Kreuzberg se congregan migrantes ucranianos, jubilados, jubiladas y desempleados para comprar por el valor simbólico de un euro un paquete de alimentos. 

Voluntarios del “Berliner Tafel”.

“Berliner Tafel” es una iniciativa privada sin ayuda del Estado. Las grandes cadenas de supermercados donan alimentos con fallas o con poco tiempo de vencimiento y aptos para el consumo, a los puestos de la campaña. En las tiendas de reparto de comida colaboran asistentes sociales y también extranjeros residentes, quienes ayudan con el idioma a las familias que no saben hablar en alemán y necesitan solicitar alimentos. 
La masiva llegada de ucranianos en los últimos meses ha aumentado la demanda y los organizadores de los bancos de alimentos temen que haya escasez en poco tiempo. También preocupa el aumento del precio del combustible que complica la distribución de la mercadería en cada punto y el alza de la tarifa de la electricidad, ya que son necesarias muchas heladeras para mantener los productos donados. 

La masiva llegada de ucranianos en los últimos meses ha aumentado la demanda y los organizadores de los bancos de alimentos temen que haya escasez en poco tiempo.

Se estima que cada año en toda Alemania se reparten 265 mil toneladas de alimentos. En otras regiones del país los gobernadores envían a las personas directamente a los Tafel para quitarse el problema de encima, aseguran desde la organización. Pese a la situación, el Gobierno alemán destina cada vez más dinero al presupuesto de defensa para enviar armas a Ucrania.

Mercadería que llega a los centros de distribución.

Los bancos de alimentos no son nuevos en Alemania. Surgieron por iniciativa de un grupo de mujeres en 1993. Después de una desgarradora conferencia de la entonces senadora socialdemócrata Ingrid Stahmer, los berlineses comprometidos querían mejorar la situación de las personas sin hogar de la ciudad. Un miembro del grupo alemán recién regresado de los EE. UU. planteó la pregunta crucial: ¿por qué no transferir el concepto New York City Harvest a Alemania? City Harvest fue fundada en 1982 y es la primera organización de rescate de alimentos del mundo. La idea de recolectar alimentos que son “excedentes” y entregarlos a personas necesitadas e instituciones sociales parecía simple y sensata. 

Cerca de 13 millones de personas viven en la pobreza en Alemania. De acuerdo al portal Statista el porcentaje de pobres aumenta desde 2008 hasta el 2020, alcanzando el 18,9 % en 2019.

En los últimos 28 años, los Tafel se han convertido en el movimiento social más grande de todo el país. Es un modelo a seguir mucho más allá de las fronteras: basado en el modelo alemán, se creó “Feedback” en Ciudad del Cabo, Sudáfrica; un banco de alimentos en Sydney, Australia; el Wiener Tafel en Austria y el Schweizer Tafeln.
Cerca de 13 millones de personas viven en la pobreza en Alemania. De acuerdo al portal Statista el porcentaje de pobres aumenta desde 2008 hasta el 2020, alcanzando el 18,9 % en 2019. Sólo en el último año de registro el índice sufrió una leve baja. Aún no hay datos del año 2021.

En los Tafel se solicita por favor a los cronistas y curiosos no tomar fotos a las personas que piden alimentos. Muchas de ellas se avergüenzan de esta situación. En las filas de espera se conversa con otras personas para intercambiar experiencias de supervivencia. De estas charlas surgen amistades y redes de solidaridad para combatir una crisis que apenas comienza.
También te puede interesar


DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.