Internacionales

EE.UU. cerca de terminar con el aborto legal

Se filtró un borrador donde se justifica legalmente el fin de ese derecho, redactado por el magistrado de la corte suprema Samuel Alito.

La protección del acceso a la interrupción legal del embarazo en los Estados Unidos tiene los días contados. El lunes 2 de mayo se filtró el borrador de la justificación legal para eliminar la interrupción voluntaria del embarazo, redactado por el magistrado de la corte suprema Samuel Alito. La justificación del Juez Alito, si los demás magistrados adhieren como es esperado, significaría el fin de la protección del derecho al aborto a nivel Federal, conocida como “Roe vs. Wade”, que ha regido por más de medio siglo.
Los expertos legales opinan que esta justificación también se podría aplicar erosionando el derecho de las parejas homosexuales a casarse, el acceso a la anticoncepción o de cualquier decisión del ámbito privado. El presidente Joe Biden, en sus primeras declaraciones respecto a esta filtración, aseguró: “el derecho de la mujer a elegir sobre su cuerpo es fundamental (…) Esto debería empujar a los votantes a elegir funcionarios públicos que estén a favor del aborto…” También mencionó que encomendó a su Consejo sobre Políticas de Género la elaboración de opciones para contrarrestar el “ataque” a los derechos reproductivos.     

Joe Biden: “El derecho de la mujer a elegir sobre su cuerpo es fundamental.”

Algunos gobernadores de Estados que han aprobado legislación protegiendo el derecho al aborto, han declarado que darán todas las comodidades necesarias para aquellas mujeres que provengan de otras zonas para realizar la interrupción de su embarazo. Además, diversas organizaciones pro-aborto están preparándose para financiar a mujeres que necesiten recursos económicos para viajar fuera de sus Estados para hacer efectiva su decisión. 
La única forma de revertir esta posición de la Corte Suprema, que se espera para el verano del hemisferio norte, sería sancionar como ley el derecho al aborto, para así proteger el acceso a la interrupción legal del embarazo para todas las mujeres en los Estados Unidos. Debido a la negativa de dos legisladores demócratas de no eliminar una regla de la Cámara de Senadores que obliga a aprobar legislaciones con 60 votos, esto no será posible ya que los demócratas solo cuentan con 51 votos (contabilizando el voto de la vicepresidenta Kamala Harris). Sólo dos senadoras del Partido Republicano votarían a favor de esta ley, pero aun así no alcanzan los votos. 
La otra opción para hacer que la Corte Suprema se convierta en una institución más democrática, es aumentar el número de jueces, -es de nueve-, pero este tema no se quiere tocar por el costo político que generaría. 

De los 50 senadores republicanos, ocho son mujeres, dos hombres de origen latino y 40 hombres blancos.


Es importante aclarar que los jueces que componen la mayoría en esta Corte fueron elegidos por presidentes que no obtuvieron la mayoría del voto de los estadounidenses (los republicanos Bush y Trump). Recordemos que las elecciones presidenciales se ganan con el voto de los electores estatales y no con el voto popular. Esto es parte de un patrón, en donde una minoría toma decisiones para una mayoría que disiente. Las estructuras que lo permiten, se fortalecen a niveles federal y estatal. El Senado es un buen ejemplo de ello, no importa la población de un Estado, cada uno aporta dos senadores. Cabe aclarar que la mayoría de los 50 senadores republicanos provienen de Estados poco poblados (algunos con menos de un millón de personas). De los 50 senadores republicanos, ocho son mujeres, dos hombres de origen latino y 40 hombres blancos.
Según una encuesta de CNN del año pasado (2 charts that show just how old this Congress actually is – CNNPolitics), el 54% de los senadores republicanos son mayores de 65 años.  Del mismo modo, a nivel estatal se utilizan diversos mecanismos para aumentar el poder de las minorías. La división de los mapas legislativos estatales y las restricciones del derecho al voto son dos ejemplos de estos mecanismos, que dan ventajas a los republicanos para ganar las elecciones.  

Así quedaría el mapa “antiabortista” de EE.UU. En rojo, los Estados donde no se permitiría la interrupción voluntaria del embarazo.

En noviembre hay elecciones de medio término (diputados y senadores). Como ocurre históricamente, el partido del presidente Biden en teoría perdería escaños dándole la mayoría en ambas cámaras al partido republicano. Lo que se ignora es  si el tema del acceso al aborto será tan vital para los votantes demócratas como para salir en masa a votar en noviembre, como lo es para los republicanos el tema de las políticas migratorias, y las políticas anti- derechos en general.
También te puede interesar…

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.