Panorama Político política

Agendas: la impuesta por el Covid, y las apuestas del Gobierno y la Oposición

Panorama Político. Las agendas. El oficialismo, la oposición y la segunda ola por el Covid, casos y vacunación. La economía y la pobreza. Sectores sociales y proyectos políticos.

El Gobierno Nacional había comenzado a instalar su agenda política centrada en la reactivación económica, haciendo equilibrio, al mismo tiempo, con los cuidados sanitarios por la curva de contagios de Covid y el plan de vacunación. Pero llegó la segunda ola, con más virulencia, contagiosidad y variantes que la primera. Toda América Latina está en una situación crítica. Argentina no es la excepción: la tasa de duplicación de los contagios es de 14 días. Como denunció el médico sanitarista Jorge Rachid en Agenda Sur, a este ritmo, a fin de mes podríamos llegar a los 60 mil casos diarios. La cuenta es tan simple como catastrófica: los casos se duplican en dos semanas; hay que multiplicar por dos los números de hoy y se sabrá cuántos habrá en 15 días. Anteayer tuvimos 20.870, ayer 22.039, en dos semanas… La tasa de positividad –-resultado de la división entre los testeos y los que dieron positivo- está en torno al 30 %. Con esos datos debiéramos volver a quedarnos en casa. Para evitarlo sólo cabe reducir la movilidad social. Quedó claro que un sector importante de la población no tiene la suficiente responsabilidad social para cuidarse a sí mismo, muchísimo menos al resto. Es entendible que cualquier Gobierno no quiera tomar medidas antipopulares en un año electoral. Menos el Frente de Todos, no es su fundamento. Su plataforma política es la de la recuperación económica “empezando por los de abajo”. Ellos lo votaron, a eso vino, y en eso está, o estaba… Pero la pandemia, otra vez la pandemia. Así como todos conocemos a alguien que se contagió en estos días, también sabemos de otro/a que se haya vacunado/a. Debemos llegar a cubrir a todas las personas mayores; a “los dinosaurios” también. El plan de vacunación avanza, con las limitaciones mundiales de una guerra estratégica por ese bien preciado llamado salud. Al observar la cantidad de inscripciones, las/os antivacunas parecieran estar vacunándose. Y eso que la vacunación es voluntaria. Ahora todos y todas –y en todo el mundo-quieren “la rusa”. Hasta aquí, Argentina consiguió un total de 7.266.500 dosis, de las cuales más de 4 millones 571 mil fueron aplicadas. Con la incorporación de la estructura nacional del PAMI se acelera el plan.

Siempre denunciamos en este espacio que desde Juntos por el Cambio tenían como única estrategia electoral el fracaso del Gobierno, que debía ser de tal magnitud que superara la catastrófica gestión de Cambiemos. La única posibilidad era una crisis sanitaria que desborde el sistema de salud y que los grandes medios de comunicación, verdaderos conductores de la oposición política, se encargarían de difundir mediáticamente por todo el país. Crisis televisada, caos garantizado. Muchos y muchas descreían de este comportamiento. Luego de marchas anticuarentenas, campañas de desinformación sobre las distintas vacunas, movilizaciones “PRO” contagios, algunos se dieron cuenta que es así. Para quienes aún dudan de los hechos, ahí está el lamentable e irresponsable comunicado emitido por la mesa nacional de Juntos por el Cambio: “Estamos convencidos que debemos defender la mayor normalidad posible”, el mismo día que se rompió el récord de contagios en el país. Sigamos así, así estalla todo, es la definición política de la derecha. Cínicamente lo firmaron quienes en sus territorios ya aplican restricciones, como Alfredo Cornejo –en Mendoza, su delfín, las aplica-. Cuestionan el plan de vacunación, aseguran que “fracasó”. Lo firma Horacio Rodríguez Larreta, aunque su Ciudad sea el distrito que más dosis reciba por cantidad de habitantes –el 18.3  % de su población – y que tenga casi cien mil en stock sin aplicar. CABA es también la “provincia” que tiene más cantidad de contagios cada 100 mil habitantes, 744.; a provincia de Buenos Aires, “sólo” 460 personas. Por supuesto, una de las primeras firmantes del documento es Patricia Bullrich, la organizadora de las campañas “PRO” contagios. Los “duros” y los “blandos”, quienes espiaron y los espiados, los que gobernaron nacionalmente y los que gobiernan localmente. Todos unidos, así piensan que triunfarán.

Fuente Martín Barrionuevo.

Amplios sectores medios urbanos suelen pensarse “apolíticos”, cuando en realidad son “apartidarios”. La no posición política no existe, es en sí mismo un posicionamiento a favor del status quo económico imperante. Suelen decidir el voto unos minutos antes de emitirlo, pueden ir para acá como para allá, Y definen las elecciones, los gobiernos. Quizás, cuando no sepan dónde ubicarse ideológicamente, puedan pensarse cómo se sienten hoy; quiénes actúan cuidándolos; quiénes fomentan la muerte; quiénes son los responsables de la crisis económica heredada del neoliberalismo, hoy agravada por la pandemia que, como tal, es mundial.

Evolución de casos de Covid récord. Fuente Martín Barrionuevo.

La apuesta

El Gobierno Nacional lleva adelante un plan de reactivación y recuperación económica, con el plus de mantener controlado el dólar y con la inflación en el debe, particularmente la de los precios de los alimentos. Para los sectores medios, aliviará el bolsillo de un millón 250 mil trabajadores asalariados y jubilados la excepción del pago del impuesto a las ganancias. Además, el proyecto implica una reducción de la carga tributaria para el 90% de las empresas, en su mayoría micro y pequeñas empresas. Neoliberalismo, crisis económica, destrucción del aparato productivo, endeudamiento externo, más las crisis mundial y local comerciales de actividad por la pandemia del Covid, arrojaron un índice de pobreza del 42 % y de 10.5 % de indigencia. En realidad, si el INDEC mediera con una línea más generosa, sumando alquiler, por ejemplo, el índice sería aún más dramático. Casi seis de cada diez niñas,os y adolescentes son pobres. Si la recuperación siguiera la curva actual, recién el año que viene tendríamos el PBI similar al 2018, lógicamente con más población que cuatro años atrás.  El empleo perdido durante la pandemia se recupera y se encuentra en cifras similares a la situación dejada por Cambiemos a fines de 2019: “la tasa de incorporación de personal a las empresas aumentó 0,3, alcanzando a 1,6 puntos porcentuales, y ubicándose en valores similares a los meses previos a la pandemia”, aseguran desde el Ministerio de Trabajo de la Nación. La ayuda “por abajo” inyectada por el ministerio de Desarrollo Social –IFE y ATP entre otros- ayudó a que la situación social no fuera aún más dañina; esto es que no se produjera un estallido social. Pero en el mediano plazo, como proyecto de país, no alcanza; es inviable una sociedad que tenga a más-menos la mitad de sus integrantes en situación de pobreza.


El mayor problema es que para un sector económico-político, la derecha para hablar en términos ideológicos, esta desigualdad le es funcional. Así concibieron el Estado-Nación en 1880, y así gobernaron hasta la segunda década del 1900. Proyecto retomado y aggionardo al neoliberalismo con la dictadura cívica-militar, el Menemismo y el Macrismo. Por eso es que los actores, los funcionarios y las empresas beneficiadas sean los mismos; por eso es que no aceptan cambios en el status quo. Mauricio gobernó, su SOCMA se conformó como gran grupo económico durante la dictadura, los contratos corruptos con el negocio de la basura en Morón y el Correo se generaron durante el Menemismo y la Alianza. Ellos endeudaron al país, ellos fugaron las divisas. Si hiciera falta aclararlo, Macri es sólo un ejemplo. Domingo Cavallo, ministro de Economía y “estatizador” de las deudas privadas, y Patricia Bullrich, servicio y representante de la embajada de EE.UU., otros.

Dos agendas, una impuesta, la del Covid; otra, la apuesta: puede ser a la inclusión social salvando vidas o la catástrofe sanitaria para salvar(se) quien pueda. En ésta útlima, los poderosos suelen llevar la delantera gracias a sus privilegios de clase. Nuevamente, se puede elegir en qué lugar estar, el medio es funcional –los extremos a veces también-.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.