Salud y Educación

La pobreza y la crisis alimentaria en la niñez

El actual Gobierno dejará en diciembre de 2019 una AUH cuyo poder de compra se habrá visto reducido en 20%.

La crisis económica que atraviesa el país afecta especialmente a los niños, niñas y adolescentes: según datos que surgen de la Encuesta de Hogares de INDEC, el 49,6% de los niños de hasta 14 años son pobres y un 11,3% son indigentes, esto es, no llegan a completar la Canasta Básica Alimentaria (CBA). Si es  un drama social que el 35,4% de la población sea pobre, más aún lo es que la mitad de nuestros niños sean pobres. Y de este porcentaje, el 13,1% son indigentes. Más del 10% de nuestros niños pasan hambre.

Los sectores más vulnerables utilizan la Asignación Universal por Hijo (AUH) que reciben, esencialmente, para la compra de alimentos. Según el estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), la AUH “habrá perdido en promedio casi 7% del poder de compra durante el período enero a diciembre de 2019, respecto del promedio de enero de 2014 a diciembre de 2015”. El actual Gobierno dejará en diciembre de 2019 una AUH cuyo poder de compra se habrá visto reducido en 20%, considerando el impacto de la devaluación actual sobre los precios dado hasta aquí, pero sin contabilizar nuevos aumentos. Se estima que el próximo mes el índice inflacionario será el más alto de todo el gobierno de Cambiemos, alrededor del 6% mensual.

A partir de los 4 años, el monto que mensualmente perciben los hogares no cubre los requerimientos alimentarios de los niños y niñas.  La licenciada en nutrición, Noelia Vera, detalló para Agenda Sur cómo afecta a la niñez: “Según los resultados preliminares de la segunda Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, el 13,8% de los niños y niñas de 0 a 5 años presenta exceso de peso, y el 1,7 bajo peso. Si nos vamos a la franja de niños, niñas y adolescentes de entre 5 a 17 años, el 41,1 % tiene exceso de peso, mientras que el 1,4% presenta delgadez. Esto evidencia las dos caras de la malnutrición: un porcentaje de niños no pueden siquiera cubrir sus necesidades energéticas básicas, mientras que un gran porcentaje consume calorías vacías que sólo engordan cuerpos sin cubrir necesidades fundamentales para un óptimo desarrollo”.

Cuando el estudio se proyecta a diciembre, la relación entre la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la inflación arroja una pérdida de cobertura de la AUH  aún más grave: lo que se percibe mensualmente de la AUH (80%, es resto está supeditado a la acreditación de exámenes de salud) sólo supera la canasta para los casos de niños de 0 y 1 años: en el caso de adolescentes de 17 años, sólo cubre del 42% al 56% de la misma. La canasta alimentaria no incluye otros bienes también básicos e indispensables, como pañales en los bebes de 0 a 2 años, los elementos de gestión menstrual en las adolescentes a partir de los 11 o 12 años o los elementos de la canasta escolar para los niños, niñas y adolescentes.

«Las carencias durante los primeros tres años de vida son irreversibles, por más de que mejoren las condiciones alimentarias». Lic. en Nutrición, Noelia Vera

Lic. en Nutrición, Noelia Vera ( M.N. 6816 )

Para La nutricionista Vera, las/os niñas/os “padecen un severo déficit de nutrientes críticos para un óptimo desarrollo físico y sobre todo cognoscitivo. Tal es el caso del hierro o el zinc, micronutrientes fundamentales en los primeros tres años de vida y que se encuentran sobre todo en el grupo de las carnes; ya que este grupo es el de mayor peso en el gasto alimentario, rápidamente es reemplazado por el grupo de los cereales y vegetales feculentos”. Las consecuencias son irreversibles: “Esto sitúa a los niños, niñas y adolescentes pobres en una situación de absoluta desventaja, ya que dichas carencias durante los primeros tres años de vida son irreversibles por más de que mejoren las condiciones alimentarias, esto implica menor desarrollo cognoscitivo, menor capacidad intelectual, y por lo tanto perpetúa el ciclo de pobreza”.

Casi se duplicó el endeudamiento en las beneficiarias de la AUH; el 97% de las beneficiarias de la AUH son mujeres (2.142.477)

Un problema adicional es el creciente endeudamiento acumulado de las beneficiarias y los beneficiarios de AUH. Según detalla el informe del CEPA, a junio de 2019 se tomó deuda sobre el 81% de los beneficios abonados (que asociados a cantidad de hijas/hijo, alcanza a 3,2 millones de casos). En el período previo este guarismo alcanzaba 42% (1,6 millones de casos), es decir, que casi se duplicó entre períodos.

El endeudamiento de los titulares de AUH tiene una particularidad: la amplia mayoría de quienes la perciben son mujeres. Los datos de Anses indican que, a junio de 2018, de 2.201.736 titulares, el 97% son mujeres (2.142.477). Es decir, el sensible incremento del endeudamiento afecta casi de manera exclusiva a las mujeres.

A 15 días de haberse sancionado la emergencia alimentaria, el Gobierno Nacional no reasignó ninguna partida con este fin, como indica la ley. Desde la oposición, el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, se comprometió a trabajar el tema del hambre en la Argentina ni bien asuma la Presidencia, con la particularidad que lo hará junto al sector privado, las organizaciones sociales y Universidades.