Actualidad

Docentes, la otra palabra que falta. Informe especial, tercera entrega

Luego del personal de salud, las y los docentes hoy son de los que más expuestos están a los contagios del Covid, y por traslación también ponen en riesgo a sus propias familias. Por desconocimiento, quizás, muchos comunicadores minimizan el trabajo en el aula. No saben que en educación inicial –no es “jardín”- la distancia social es impracticable y contraproducente. En la primaria, dependiendo las edades, las y los chicos interactúan y realizan juegos grupales estimulados por los propios docentes, ya que es parte del proceso de enseñanza-aprendizaje. En educación media, la y el profesor comúnmente tiene dos o tres escuelas, con 10 a 15 cursos en total. Como cada grupo está divido en tres “burbujas”, las mismas están “pinchadas” por los propios “profes” que tienen de 20 o 30 “burbujas” a cargo. No un docente en exclusividad, sino algo que es peor: todos los profesores de cada una de las diez materias circulan por cada burbuja. Entonces, aun cumpliendo los protocolos, de qué “burbuja” aislada podemos hablar.

Estoy totalmente convencido que la “presencialidad” tiene que caer para bajar esta cantidad de casos”, sentencia el médico Oscar Atienza.


Según la revista científica The Lancet, “sin mitigaciones adicionales, es probable que aumente la transmisión, esta vez con variantes más infecciosas y posiblemente más virulentas, lo que resultará en más bloqueos, cierres de escuelas y ausentismo (…) Dada la incertidumbre sobre los efectos a largo plazo en la salud de la infección por SARS-CoV-2, no sería prudente dejar que el virus circule en los niños, con el consiguiente riesgo para sus familias. Reabrir plenamente en un entorno de alta transmisión comunitaria sin las salvaguardas adecuadas corre el riesgo de privar a muchos niños de la educación y la interacción social nuevamente, agravando las desigualdades existentes. Al contribuir a una alta transmisión comunitaria, también proporciona un terreno fértil para la evolución del virus y nuevas variantes.”

Como cada grupo está divido en tres “burbujas”, las mismas están “pinchadas” por los propios “profes” que tienen de 20 o 30 “burbujas” a cargo. todos los profesores de cada una de las diez materias circulan por cada burbuja.

La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), el gremio mayoritario docente de la Ciudad de Buenos Aires, tiene registrado 6221 casos confirmados de Covid positivo en docentes, no docentes y estudiantes, entre el 8 de febrero al 12 de abril. No obstante, estos datos están relevados a partir de lo conocido por los medios de comunicación y por lo registrado en el ministerio de Educación, pero el “subregistro” es un elemento a tener en cuenta por fallas en la comunicación e inclusive porque los docentes tienen dificultades para conseguir el certificado médico que el Gobierno de la Ciudad le apruebe. “El gobierno de la Ciudad está utilizando el tema de la educación para partidizar y hacer campaña electoral. Los paros, los testimonios de pediatras de cuatro hospitales de niños en CABA y las acciones judiciales llevadas adelante por las familias están mostrando un cambio en la percepción de la gente sobre la “presencialidad””, relató a Agenda Sur Angélica Graciano, Secretaria General de UTE. En lo que va del año, cinco docentes, un auxiliar y un estudiante contagiados de Covid perdieron la vida. En la escuela técnica N° 17 del distrito escolar 13, Brigadier General Cornelio Saavedra, luego de un día de duelo por el proresor fallecido, las clases continuaron como si nada hubiera sucedido. El desinterés de las autoridades del Gobierno de la Ciudad por la salud de quienes dice cuidar es indignante.

Ante este comportamiento irresponsable y la falta de cumplimiento a las restricciones sugeridas por el Gobierno Nacional, éste tiene decidido avanzar penalmente en los tribunales contra el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta.


La Defensoría del Pueblo realizó un análisis del cumplimiento de los protocoles en la Ciudad de Buenos Aires sobre 257 escuelas públicas, en el 54% de ellas se producen amontonamientos en sus ingresos y en el 30% no se cumple el distanciamiento social; en el 23% de los colegios no hay los mínimos y adecuados espacios al aire libre. Y “semana a semana fue subiendo la proporción de escuelas con burbujas aisladas, llegando en el último tramo del relevamiento al 50% de los casos”. Ante este comportamiento irresponsable y la falta de cumplimiento a las restricciones sugeridas por el Gobierno Nacional, éste tiene decidido avanzar penalmente en los tribunales contra el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta.

En lo que va del año, cinco docentes, un auxiliar y un estudiante contagiados de Covid perdieron la vida.

El Universo tomado por el Ministerio de Educación de CABA son 700.518 personas del sistema educativo (docentes, trabajadorxs no docentes y estudiantes), organizados en 45.056 burbujas (salas/grados/cursos), de las cuales 1.439 debieron aislarse. Con la circulación comunitaria del virus no es posible identificar con precisión el origen de un contagio, pero sí que ingresa o egresa desde las escuelas a las familias, y viceversa. “En las escuelas tenemos, en una misma aula, a las mismas personas durante cuatro horas. Se rompen las burbujas familiares, porque se unen allí, y la escuela funciona como un gran dispensador de virus. No hay otro evento que movilice 10 millones -de personas- que produzca una cuadruplicación en la cantidad de casos. Estoy totalmente convencido que la “presencialidad” tiene que caer para bajar esta cantidad de casos”, sentencia el médico Oscar Atienza (MN 28152/4 de la provincia de Córdoba).

The Lancet, “sin mitigaciones adicionales, es probable que aumente la transmisión, esta vez con variantes más infecciosas y posiblemente más virulentas, lo que resultará en más bloqueos, cierres de escuelas y ausentismo.

Y las/os docentes de la Ciudad están lejos de estar todos vacunados: de los aproximadamente 111 mil trabajadores, incluyendo a docentes y trabajadores de las gestiones estatal y privada, sólo1 15.958 (el 14,37% de las/os trabajadores de la educación) fueron inmunizados con la primera dosis, denuncia UTE, pese a que el Gobierno Nacional había enviado 33 mil dosis a la Ciudad. Las 17.342 dosis restantes no fueron destinadas a docentes. Si bien el Gobierno de la Ciudad no informó con precisión el destino, los hospitales privados y a la obra social de la Ciudad, Ob.SBA, recibieron vacunas.

Ver la primera entrega

https://agendasur.com.ar/wp-admin/post.php?post=11652&action=edit

Ver la segunda entrega

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.