Internacionales

EE.UU.: Primer aniversario de la muerte de George Floyd

“Cuando veo a George Floyd, veo a mi papá, veo a mis hermanos, a mis primos, a mis tíos, porque son todos negros…y veo cómo esto podría haberle sucedido a alguno de ellos”, Darnella Frazier, la adolescente que filmó el asesinato.

El pasado 25 de mayo se conmemoró el primer aniversario de la muerte de George Floyd a manos del oficial de policía de Minneapolis Derek Chauvin, quien colocó su rodilla y todo el peso de su cuerpo sobre el cuello de Floyd durante 9 minutos y 29 segundos, obstruyendo el paso de oxígeno a su cerebro, lo que provocó la muerte de Floyd por asfixia. Su asesinato fue plasmado en la cámara del teléfono de una adolescente que pasaba con su prima de ocho años; no podía creer lo que estaban viendo sus ojos. En su testimonio, Darnella Frazier respondió a la pregunta del fiscal sobre cómo este evento terminó afectando su vida: “Cuando veo a George Floyd, veo a mi papá, veo a mis hermanos, a mis primos, a mis tíos, porque son todos negros…y veo cómo esto podría haberle sucedido a alguno de ellos. Por las noches me quedo despierta pidiendo disculpas a George Floyd por no haber hecho más para salvar su vida…pero no es lo que yo debería haber hecho, es lo que él [Derek Chauvin] debería haber hecho.”
Luego de que el jurado encontrara culpable a Derek Chauvin de los tres cargos que el fiscal pidió en abril pasado, el Senador demócrata por el Estado de New York y líder de la bancada mayoritaria en el senado, Chuck Schumer, aseguró: “Nuestro país ha sido cambiado para siempre por el horroroso video de Derek Chauvin asesinando al Sr. Floyd a sangre fría.” No debe considerarse este veredicto como evidencia de que el problema persistente del abuso policial se ha resuelto. “Debemos permanecer diligentes en nuestros esfuerzos para realizar cambios significativos en los departamentos de policía de todo el país.”

El asesinato de George Floyd no fue el primero ni, lamentablemente, el último, pero se ha convertido en la bandera del movimiento llamado “defund the police” (desfinanciar a la policía).


El asesinato de George Floyd fue percibido como un linchamiento y despertó la furia de muchos ciudadanos pidiendo a viva voz cambios radicales. Las reformas policiales que se han realizado en las últimas décadas no han tenido impacto en modificar la cultura policial de abuso en este país. Las personas se volcaron a la calle en todas las ciudades grandes y en los pueblos pequeños. Se calcula que entre 15 y 26 millones de personas participaron el verano pasado en manifestaciones en contra del abuso policial. El asesinato de George Floyd no fue el primero ni, lamentablemente, el último, pero se ha convertido en la bandera del movimiento llamado “defund the police” (desfinanciar a la policía). La idea es desviar recursos del abultado presupuesto policial para financiar programas sociales que se necesiten en las distintas comunidades. También aumentar las opciones que tiene la operadora del 911 para resolver una llamada. En la actualidad existen tres posibilidades: que la llamada sea transferida a la policía, a la emergencia médica o al departamento de bomberos. Así, se ha cargado a los policías tareas que no les corresponden y para las cuales no están entrenados, como la asistencia en casos de violencia doméstica, urgencias psiquiátricas, desalojos, situaciones con personas en situación de calle, entre otros. Según el New York Times, sólo el 4% del tiempo la policía lo destina a responder crímenes violentos. 

Protestas por es asesinato de Floyd: en varios Estados quieren desalentarlas.

Un modelo alternativo que responde a emergencias no relacionadas a crímenes violentos  y que ha tomado impulso en los últimos meses se llama CAHOOTS (Crisis Assistance Helping Out On The Streets), que consiste en un servicio móvil de atención de emergencia constituido por especialistas en salud mental y paramédicos. En la ciudad de Eugene (171.000 habitantes), Oregon, este servicio de emergencia que ha existido por 30 años atendió 24.000 llamadas en el 2020. Según Ebony Morgan, una trabajadora de este servicio, sólo 150 de las 24.000 llamadas requirieron apoyo policial. El desafío está en destinar los fondos suficientes para que este servicio se replique en todo el país, por lo que se necesita del consenso de la comunidad ya que esto se financia con recursos locales. Los presupuestos policiales son financiados por los impuestos de los residentes de las diferentes municipalidades. Según la organización Treatment Advocacy Center, entre el 25 y el 50% de las muertes a manos de la policía involucran a personas con graves problemas de salud mental. 

Así el policía asesinó a Floyd: más de nueve minutos.

En el ámbito federal, Diputados aprobó la ley George Floyd, aunque se encuentra en negociaciones en el Senado y cuyo plazo venció el 24 de mayo pasado. Esta ley permitiría iniciar un juicio penal a los policías involucrados en intervenciones policiales que terminan en muertes. Hasta ahora gozan de gran impunidad ya que muy pocos casos que llegan a esta instancia legal terminan tras las rejas. Además, esta ley prohibiría el uso de chokeholds (estrangulamientos) y eliminaría los no-knock warrants ingresos por la fuerza en domicilios privados sin orden judicial); crearía una base de datos para registrar a los oficiales de policías involucrados en actividades criminales o en el uso abusivo de la fuerza. 

La muerte de George Floyd hizo caer la “pared azul de silencio”, como se da a llamar al sistema de encubrimiento entre efectivos policiales.

El impacto de ver en video la muerte lenta de George Floyd producida por el ex-policía Derek Chauvin fue tan grande que no solo provocó la furia local, sino que se replicaron marchas de protestas alrededor del mundo. El juicio a Chauvin fue visto en vivo por millones de personas que siguieron de cerca cada uno de los testimonios de los testigos y los peritos. Fue la primera vez que durante un juicio penal a un policía, otros policías testifican en su contra. La muerte de George Floyd hizo caer la “pared azul de silencio”, como se da a llamar al sistema de encubrimiento entre efectivos policiales. La muerte de George Floyd no fue en vano. Pero todavía queda mucho camino por recorrer para evitar más muertes por abusos policiales. 
Paradójicamente, en respuesta de las marchas masivas durante el verano pasado en protesta del uso abusivo de la fuerza por parte de la policía, los Estados republicanos -32 de os 50 Estados- avanzan en la aprobación de leyes que desfavorezcan las marchas. Algunas de ellas apuntan a criminalizar aquellos que bloqueen calles, o darle inmunidad a vehículos que quieran avanzar en medio de una marcha y atropellen a alguien. En Minnesota han creado un proyecto de ley que explicita que toda persona que sea arrestada durante una protesta por alguna conducta ilegal no podrá acceder a beneficios tales como asistencia de comida para personas de bajos recursos (food stamps), préstamos estudiantiles garantizados por el Gobierno, o seguro de desempleo. Incluso en el Estado de Ohio se permitiría criminalizar a alguien que se burle de un policía. 

Ver más

https://agendasur.com.ar/2021/06/03/infectologa-leda-guzziel-sistema-sanitario-esta-colapsado-esta-duracion-de-las-medidas-no-se-si-va-a-ser-suficiente/

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.